Protección en las viviendas: Manual de seguridad

Estrenamos nuevo blog indicando algunas pautas de seguridad que hay que seguir en el día a día para evitar robos y, sobre todo, sustos y situaciones de peligro. Aunque algunos de estos consejos pueden parecer obvios en muchas ocasiones los individuos los olvidan por completo sometiéndose a auténticas situaciones de peligro.

Las primeras recomendaciones son muy básicas pero no vienen mal refrescarlas.

medidas de seguridad

En primer lugar, un consejo que toda madre no se cansa de decir a su niño, es obligatorio echar un ojo por la mirilla antes de abrir la puerta a cualquier persona que suene el timbre y, sobre todo, está terminantemente prohibido abrir la puerta a desconocidos, aunque aseguren ser revisores del gas, fontaneros o comerciales de telefónica. Toda persona que necesite entrar en tu vivienda para reparar una avería tiene que acreditar previamente su presencia.

Por otro lado, una recomendación que también es obvia pero que, en este caso, la mayoría de los usuarios olvidan. ¡Cerrar la puerta con llave después de salir de casa! Sí, aunque vayamos únicamente a comprar el pan o hacer unos breves recados de 15 minutos. De hecho, muchos ladrones aprovechan las breves ausencias para entrar en las residencia de los vecinos y hacerse con sus objetos más preciados, además de con todo el dinero que encuentren a su alcance.

Por último, como medida básica, para no extendernos más sobre medidas de seguridad obvias, indicar que es necesario siempre cerrar bien todas las puertas y ventanas cuando nos vamos a ausentar de nuestro hogar durante periodos prolongados.

Una vez dicho esto, pasemos a comentar medidas de protección en las que necesitamos un equipo de cerrajeros profesionales que nos ayuden a reforzar la seguridad de nuestro hogar.

Lo primero de todo, recomendaros que, si necesitáis fortalecer las medidas de seguridad de vuestra propiedad lo más recomendable es empezar por la puerta de ingreso. ¿Qué tipo de puerta tenéis? ¿De madera? ¿Blindada? ¿Acorazada? Las puertas más seguras son las acorazadas ya que son muy difíciles de vulnerar y resisten todo tipo de agresiones externas. No obstante, si vuestro cerrajero en Zaragoza, más cercano, es lo suficientemente honesto os comentará que no importa lo robusta que sea vuestra puerta, lo importante es que echéis siempre la cerradura para que, de ese modo, ninguna banda de ladrones pueda acceder a vuestra vivienda.

Asimismo, si vuestra casa o local está ubicado en una planta calle es vital que instaléis rejas de seguridad para impedir que los cacos puedan acceder a través de recovecos. ¡Dejaros siempre asesorar por la experiencia de vuestros cerrajeros!

En cuanto a medidas de seguridad básicas, podríamos concluir el artículo aquí, no obstante ya sabéis que si tenéis cualquier duda podéis contactarnos y estaremos encantados de ayudaros.